domingo, 1 de octubre de 2017

Disco Ensayos (2008)

Chango Rodríguez

Carretas cañeras, cruzan las lagunas
el grillo a la luna le da su cantar
y en los valles retumba mi caja
canta con la zafra todo Tucumán

La noche en sus ojos la miel en su boca
yo traigo las coplas del cañaveral
de la luna que alumbra que en Simoca
cuando se le antoja de noche alumbrar

Yo le hablo a mi rancho a los cañaverales
ojalita que ellos pudieran cantar
cuando caiga la luna en Simoca
con poquita cosa se ha de conformar

se va las carretas cruzando el camino
pensando el ruido de su traquetear
como el grillo alunado en simoca
yo canto las coplas del cañaveral

amores de zamba, cosecha la zafra
la niña de alhaja para enamorar
que tan solo el decir se me antoja
después de su boca nadita querrá
  
Yo le hablo a mi rancho a los cañaverales
ojalita que ellos pudieran cantar
cuando caiga la luna en Simoca
con poquita cosa se ha de conformar 
  
Alejandro Sicardi

Muchos se han valido
de ignorantes corazones
presas fáciles del tiempo
divinos temores

Ansiosos de magia
han muerto de realismo
perdonados, castigados
buscando el camino

van hacia las sombras
nadie escapa del destino
apurando el paso
en su último suspiro

Son de miedo sus presentes
sus futuros son de hilo
son sus pasos la tarea
que asegura el infinito

Solo escapan de las sombras
las llevan consigo
mas hay sombras que no mienten
sombras en mi camino
  
hijos de lo incierto
dan su fe ya desangrada
a profetas de momento
basados en nada

son la última parte
de universos de palabra
clamando perdones
vendiendo sus almas

son de miedo sus presentes
sus futuros son de hilo
son sus pasos la tarea
que asegura el infinito


Alejandro Sicardi

Estas son las palabras
más simples que puedo decir
hay en tu mirada
pequeños rastros de mi
eres mi sueño más pequeño
mi color de vivir
mi bandera más frágil
mi arma de resistir
el autor de mi sonrisa
y mis lágrimas al partir

No esperaba tu llegada
ni cambiar mi porvenir
solo un llanto hizo un mundo
y un camino para ti

No he medido mi llanto
es mi manera de recibir
aún eres sensación
que no puedo describir
es tu primer paso
es tu ángel al dormir
tu sonrisa de inocencia
tu mirada al descubrir
tu abrazo, suave mañana
tus palabras sin decir
  
Tan pequeño, tan gigante
hoy es todo para ti
tan buscado tan deseado
que no pudiste venir


Anochece
Eduardo Latino

Ronca la voz
La tarde anochece
Triste madrugada
Trafico insolente
anuda el grito empinado
en su ausencia
Discurre la armonía
en el escondido desasosiego
Entrada siempre saliente
En tu clandestino destino
Madeja incierta
Pureza oblicuamente racional
Metáfora ensombrecida
en la ancha urbe descumbrada
Lagrima colapsada
Caustica
entrometida
Tu mirada se desvanece
en la roja anunciación
Descenso incierto
Paraíso oficializado en la nada
Anochece, no hay regreso esperado
Anochece en mis cánticos silenciados
  
Alejandro Sicardi

Yo no voy a contarle
lo que quiere escuchar
no lo haré disfrutar
hay muchas cuentas pendientes
por eso le hablo de frente
y no lo dejo ignorar
ya me cansé de mirar
como agonizan mis sueños

Sé que no escucha mi llanto
porque no quiere escuchar
fácil me puede ocultar
tras las paredes de olvido
sepa que soy solo un hijo
de su carrera al poder
yo veo el amanecer
entre basura y el hambre

Sé que le asusta mi imagen
sé que se corre al pasar
es mi futuro un jamás
manos de infancia reseca
soy lágrima que no se seca
que el piso no ha de tocar
soy solo un número mas
entre papeles ideales
  
Sé que no espera mi abrazo
ni me dará de comer
ni educación yo tendré
debo esperar elecciones
quizás me de unas canciones
discursos de mi pesar
quizás me llegue a donar señor
la sobra de sus millones.

No estoy hablando por nada
no espero su caridad
hay mucho de impunidad
tras sus iglesias de oro
por eso es que ya no lloro
aunque me vea llorar
no son palabras no mas
yo le grité mis derechos


Alejandro Sicardi

Una brisa de amanecer
en mis ojos al verte bailar
tu vas dibujando, baldosas de miel
acuarelas del pasado
con el viento llegas, sueño de mujer
un vuelo de ojos cerrados

que será de mi alma
que muere de soledad
me pierdo en el sueño, de verte volar
deshojando esta zamba
tu falda de cielo, tus manos de sal
hoy abrazan mis palabras

Tu lugar en el viento será
el mío es acá soñando
quisiera callar, tus manos rozar
primavera de tus labios
lo vuelvo a pensar, no quiero despertar
de mi sueño enamorado

Tu pañuelo en tus dedos
rastro de tu libertad
que te lleve el viento, semilla de paz
lejos de sombras de miedo
que balas de odio, no manchen verdad
que no detengan tu vuelo
  
Ya eres dueña del tiempo
de este sueño del amor
te iras en el viento, como has de llegar
a mi sueño enamorado
y si abro mis ojos, como al despertar
quizás solo esté cantando

Tu lugar en el viento será
el mío es acá soñando
quisiera callar, tus manos rozar
primavera de tus labios
lo vuelvo a pensar, no quiero despertar
de mi sueño enamorado

  
Cochero ‘e plaza
Hilario Cuadros

Cochero, cuánto me cobra
por llevarme hasta la casa,
de mi comadre Paulina
que vive en la Vereda-Alta,
no piense en lo que me cobra
porque el chino anda con plata.

Anda el carro culatero
por catar vinos y grapas,
se me ha calentao’ el pico
y ya ni San Pedro me para,
yo veo en usted amigazo
que ganitas no le faltan.

Allí le iremos pegando
a la cazuela, empanadas,
tortitas con chicharrones
y aceitunitas zajadas,
a los huesitos picantes
al vinito y la pichanga.

Usted me lleva cochero,
ella vive a veinte cuadras,
tiene un par de ojitos pardos
que cuando miran, atrapan.
Si usted gusta acompañarme
no es tan larga la distancia.
  
Bailaremos unas cuecas
y cantaremos tonadas,
con algunos cogollitos
y a dúo si me acompaña.
¿Pa qués don Ramón Romero
de vigotera y polaina?

¿Qué le parece, cochero,
palabra cumplimentada?
Baje pronto la capota
y hasta que Dios diga basta.
Con requinto y con guitarra
ya está la pavita echada.
  
Alejandro Sicardi

Ahí va el ladrón
escapando al destino
ahí va el ladrón
corriendo entre los hilos
una marioneta de un presente
sin ningún lugar
un paisaje de ambiciones
de horizontes sin jugar

va corriendo entre las sombras
su luz no buscará

va excusando en su pobreza
su forma de actuar

Ahí va el ladrón
mintiendo ideologías
ahí va el ladrón
elegancia en sonrisas
va ostentando su decencia
en discursos de moral
va ocultando su basura
refugiado en caridad

Va probando ignorancias
eternas no serán

Va ajustando sus alarmas
el nunca dormirá


Déjame
Alejandro Sicardi

Déjame, voy corriendo
lejos de aquella prisión
he vuelto a ver sol
déjame voy soñando
aquella vieja ilusión
que nunca terminó
es que la libertad
no es un grito que muere en tu fusil
es que a la libertad
nunca la borrará un discurso

Déjame el tiempo
corta eslabón por eslabón
tu síntesis de horror
déjame que sueñe
con la justicia una vez mas
sin cadenas de dios
es que a la libertad
lo la amedrentan tus torturas
es que a la libertad
nunca la detendrá tu puño

Mira como es la ironía
se ha metido en tu camino
va escribiendo en paisajes de agonía
nuestros nombres
  
Déjame quiero ver
como tu trono prestado
se desmorona hoy
déjame que dude
de tu sonrisa sin color
tu última actuación
es que a la libertad
no la borra tu plan siniestro
es que la libertad
aturde a tu silencio eterno

Yo escaparé de aquí
voy a romper la foto blanco y negro
yo quiero ser canción
que hiera con verdad oídos necios

Es que son muchos aquellos
que pisaron sangre nueva
y callaron tu masacre
cómplices de tu tarea

Déjame voy rompiendo tus cadenas
Déjame que mis alas nunca mueran
Quiero ver mi esperanza en manos nuevas


Salamanqueando pa’ mi
Raúl Carnota

Cuando me pille la muerte
la via’ esperar
cajoneando juerte’ el bombo
y la hago bailar
Salamanca, llevatelá

Me he topao’ con una bruja
y la despertar
me encontrado con mi suegra
y se va a quedar
Salamanca, llevatelá

El diablo me anda buscando
parece se que le debo
un alma o dos
Salamanca, llevateló

Mi chacarerita doble
es la sin sol
machadito y por las noches
sale mejor
Salamanquero soy señor

Mi mujer se me había ido y al despertar
yo me la encontré gritando
a trabajar
Salamanca, llevatelá
  
Si es agarrado el pulpero
creanmeló
después de los veinte vinos
nomás me fió
Salamanca llevateló

Me han robado un gallo flaco
sin espolón
ni pa’ riña ni puchero
pobre ladrón
Salamanca llevateló

Mi chacarerita doble
es la sin sol
machadito y por las noches
sale mejor
Salamanquero soy señor
  
Volverte a ver
Alejandro Sicardi

Hoy abrí esa puerta
tu vestido medio abierto
hoy tu brillo va guardando los recuerdos
bajo el polvo de los años
me fui acostumbrando
a la ausencia de tu voz

Hoy te vuelvo a ver
y no ha sido casualmente
hoy mis manos han temblado
y mis ojos se han mojado lentamente
son tantos intentos
que se notan en la piel

Hoy te vuelvo a ver
soy un nudo de reclamos
mi presente es mi futuro
mi pasado bajo un manto
opaco de miedo
de encontrarme como hoy

Te pido disculpas
si te tomo de repente
es la herida de los años que ha empujado
y ha sangrado a mis dedos
voy soplando tiempo
y en tu espejo mi vejez
  
Te invito a bailar
con mi canto entre llantos
y mis dedos no responden
ya no adornan con acordes
tu madera
hoy mi voz se quiebra
a la herida de tu voz

Hoy te vuelvo a ver
y te callo de impotencia
y una cicatriz que no se seca
va golpeando a tus hilos
te callo y te guardo
como lo hice aquella vez
  

Alejandro Sicardi

Este canto es para contarle si, si
como es mi vendimia
yo sé que esa que usted conoce no, no
no es como la mía
aquí en la balanza pesa más el sudor
al final del día
yo aquí veo de lejos su sueño pasar
contando divisas

No es que yo sea imprudente no, no
no me mal entienda
yo no quiero herir aquella hermosa postal
que Mendoza entrega
ya no quiero ser ese viejo souvenir
en manos ajenas

no me va encontrar ni en las gradas,
ni en la bendición, ni en el carrusel,
no tengo un carro, ni un palco oficial,
ni una cena pa' agradecer
como voy dejando la vida en la viña
mi sangre en su vino
  
Ojalá la virgen me ayude si, si
a entender distancias
no soy hombre de negocios no, no
yo soy de esperanzas
ya no quiero ver aquel granizo golpear
siempre el mismo lado
ya no quiero ver ficción de mi realidad
divirtiendo al palco

se ha postulado belleza si, si
por sobre la mesa
ya se va montando aquella misma función
del titiritero
ya se va cantando aquella misma canción
que adorna el festejo

no me va encontrar ni en las gradas,
ni en la bendición, ni en el carrusel,
no tengo un carro, ni un palco oficial,
ni una cena pa' agradecer
como voy dejando la vida en la viña
mi sangre en su vino

  
Manuel Castilla, Gustavo Leguizamón

Arenosa, arenosita
mi tierra cafayateña
el que bebe de su vino
gana sueño y pierde pena

El agua de Calchaquí
padre de todas las siembras
cuando uno se va y no vuelve
canta llorando y lo sueña

Arena, arenita
arena guarda mi huella
para que en las vendimias
mi vida yo vuelva a verla

Luna de los Medanales
lunita cafayateña
luna de arena morena
en carnavales de ausencia

Deja que beba del vino
la sabia cafayateña
y que me pierda en la cueca
cantando antes que me muera
  
Arena, arenita
arena guarda mi huella
para que en las vendimias
mi vida yo vuelva a verla
  
Alejandro Sicardi

Hoy la soledad se va fundiendo
en las paredes de mi habitación
y una luz que escapa de la brisa
se desangra esperando el sol

y un concierto de humedad
escribe los caminos sobre el ventanal
y una hoja en blanco va perdiendo
su armonía de mortalidad

y un recuerdo va escondido
bajo un trazo de veneno y cicatriz
y en la mirada infinita
voy tejiendo los caminos hacia mi

Hoy las piezas de existencia
van desencajando con la realidad
y esa tierra ajena va pudriendo
mis raíces de letra ideal

sin embargo, voy tiñendo mis palabras
de nueva intención
voy desafilando esas hojas amarillas
de sangre y dolor

voy acomodando a cada televidente
en su propio lugar
voy dejando el asiento
voy legando el argumento al tiempo ya

Y voy abriendo mis ventanas
para respirarme y mirar mi luz
y ya voy entendiendo
que mi puño es paloma curtida de sur

y ya voy comprendiendo la importancia
de mis manos para caminar
y entiendo que el mismo silencio
en los pentagramas nunca vale igual

hoy te endulzo a ti
sueño de hiel
hoy te leo aquí
libros de piel
hoy te ruego un segundo mas
que el de morir

hoy recién te observo arena
como vas jugando tiempo en reloj
te vas escurriendo por un vidrio incompleto
que nadie volteó

y hoy te escribo simplemente
para recordarme que aún estoy aquí
que mis alas no son de instante
mi mano firme, mi voz de sangre
y mi sueño allí.


Luz y sombra
Alejandro Sicardi


Nube blanca
Alejandro Sicardi

He mirado en tus ojos
un llanto de alas blancas
cicatriz de un tiempo
de horizontes de nada

He palpado en tus manos
huellas muertas de tanta espera
peso eterno de un tiempo
de otoños sin primaveras

Has abierto tu jaula
eres libre nube blanca
ya te alejas del tiempo
de marchitas esperanzas
ya caminas con el viento
que no regresa mañana

He escuchado de tus labios
la última voz de mi guitarra
una brisa sin tiempo
que ha callado mis palabras

he observado a tu cuerpo
descansando en la sonrisa
lo acurruco negando
infinitas tus pupilas
  
Has abierto tu jaula
eres libre nube blanca
ya te alejas del tiempo
de marchitas esperanzas
ya caminas con el viento
que no regresa mañana

  
Alejandro Sicardi

Dame tu mirada oscura
de daré mi cielo eterno
pintaré de magia
tu sucia realidad que mata

Dame de tu laberinto
agigantaré paredes
te doy mi camino
te liberará al desierto

Dame de tu cuerpo virgen
te daré paisajes nuevos
vas cruzando líneas
primaveras intermitentes

virtuales mundos
y la tierra gira
no rosa ni tus pies

Dame los viejos cimientos
moldearé un nuevo mundo
dibujas mil puertas
voy llenado de vacío
  
Dame de tu cuerpo frágil
yo negociaré tu fuerza
crees elegirme
voy ganándote de a poco

Dame de tu ruego al cielo
eres libre en el desierto
hoy la tierra gira

muy lejos de ti

No hay comentarios:

Publicar un comentario